Acerca de

Caption placed here

Oriundo de la Ciudad de México, Rodrigo Rivero Lake se adentro desde muy joven en el universo de las antigüedades. En los años setentas realizo innumerables viajes por Indochina y la India comprando arte budista y Porcelana China de Exportación, naciendo en él una verdadera pasión por el arte y las antigüedades siempre buscando encontrar la profunda influencia de las culturas asiáticas en México así como de las diversas manifestaciones y presencia de lo mexicano en varias latitudes de Asia. Rivero Lake es un Anticuario moderno sui géneris, sus estudios y búsquedas de las raíces en el arte, lo han llevado a participar en diversas publicaciones y a tener tres libros de su autoría que son La Visión de un Anticuario, Editorial Landucci. Milán-Italia, El Arte Namban en el México Virreinal ,Turner, Madrid- España y Rodrigo Rivero Lake A editores. México, 2009. Más otras publicaciones donde él participa., Conferencista en innumerables ponencias sobre estos temas y siempre curioso por los caminos del arte por lo que entre diversos cargos y participaciones lo llevan a ser el único anticuario Mexicano que ha sido miembro de la Oriental Ceramic Society de Londres; sus estudios de porcelana China lo llevaron al comercio de Arte y Antigüedades, trayendo a México miles de valiosísimas piezas entre las que destacan un par de Tibores de la Dinastía Qing del período Yung Cheng con el escudo del Capitán General de las Filipinas Valdez y Tamon.

Foto RodrigoImpresionado por la devastación que tanto las guerras como el progreso causaban en Asia se convirtió en pionero en la tarea de recuperar desde templos completos, fachadas palaciegas y calles enteras hasta pequeños objetos de construcción y mobiliario que hoy decoran diversos museos tanto en México como en el extranjero, casas y edificios de los más ilustres personajes de México y del Mundo. Culmina con un trabajo de salvación de las paredes de una capilla que en la actualidad ha desaparecido y que por ello logró salvarse y pasar así a ser admirada por generaciones futuras, por lo que causo grandes envidias que le trajeron enormes problemas, mismos que pudo salvar por su altruista labor.

Su pasión por el arte antiguo lo llevo a un profundo estudio de los dos personajes más importantes en la producción creativa de todas las manifestaciones del más fino Arte Mexicano, La Virgen de Guadalupe y Santiago Matamoros, a quienes dedicó sendos capítulos de su libro La Visión de un Anticuario, considerado actualmente como un tratado, que no puede faltar en la biblioteca de los amantes del Arte y el cual se encuentra preparando ya su tercera edición. Posteriormente Rodrigo trabajó en un innovador estudio que culminó en la edición tanto en inglés como en español del ya mencionado libro, El Arte Namban en el México Virreinal, donde instituye una nueva clasificación de piezas hechas por aristas de la escuela tradicional japonesa Kano en la ciudad de México en los últimos años del siglo XVII, nombrando a las tablas enconchadas Arte namban Mexicano Novo hispano. Actualmente esta terminando un interesante estudio sobre el Virrey Bernardo de Gálvez como el primer promotor y casi creador de la Independencia de México.